sábado, 19 de mayo de 2012

PINCHAD TWITTER

En esa búsqueda incansable que supone ofertar una formación de calidad  acorde con una sociedad tecnológica y no distante de los nuevos retos educativos que supondrá su implementación (podría seguir parafraseando con coletillas harto conocidas en el mundillo de la docencia 2.0 pero... para qué, si ya las conocemos todos nosotros) nos gustaría encontrar, a los que en estos momentos nos dedicamos a la formación del profesorado, ese punto de inflexión que reconduzca la educación hacia nuevos paradigmas y que estos tengan la difusión necesaria  entre todo el profesorado. De este modo, mostrando las posibilidades que la tecnología aporta al aprendizaje se puede elegir libremente si seguir dando el coñazo a los alumnos o si, quizás, ha llegado el momento de probar nuevas estrategias instruccionales o metodológicas (qué miedo me da esta palabra).
Leyendo mis rss con mis blogs o webs favoritas de vez en cuando y dejándome seducir a ratos por esa brutal herramienta de microblogging llamada twitter  y que, en ocasiones tengo que decirlo, me intoxica de información, todo es evidente, lógico, de sentido común. Leemos o escuchamos el nuevo rol del docente y lo entendemos, leemos o escuchamos la importancia de los aprendizajes colaborativos y lo confirmamos, nos asociamos entorno a especialidades pero "peleamos" por la interdisciplinariedad curricular, nos llevamos las manos a la cabeza viendo lo mal que se han interpretado y ejecutado ( la palabra viene al pelo) las Competencias Básicas, nos escandalizamos cuando todavía se saca a los alumnos del aula para reforzarles en no sé qué concepto que se dice no estar entendido o que es lento o que molesta o que tiene claros indicios de TDAH... y así un largo etc.
Lo cierto  es que en esta secta tuitera (bien parece que  nos hayan hecho el pensamiento a molde en la mayoría de los casos) creo que nos estamos confundiendo. Me explico antes de que alguna voz llegue al insulto.
No es la primera vez que, con cierto desprecio, socarronería, o incluso condescendencia al no tener el coco absorbido, se le ha considerado al usuario de una Red Social con  uso educativo estar subyugado por una fuerza telúrica y pertenecer a una SECTA DIABÓLICA  que está en contra de una educación al uso o como se ha hecho toda la vida. Casi sin querer este usuario se ha asociado en un círculo que, considero, es de difícil acceso en los primeros momentos. Todo el mundo ha pasado por un no saber qué escribir, por no saber qué tuitear, por creer que un pensamiento en ese círculo puede ser una intromisión o que se pueda hacer el ridículo equivocándose con un hashtag, con un retuiteo o con una mención. (yo me equivoco continuamente) Todos tuvimos una primera vez. pero ese es el problema menor
El mayor es que toda esa ebullición de pensamiento "alternativo" se autoalimenta de forma autótrofa produciéndose una curiosa paradoja. Estamos en la red social con más poder de convocatoria  o de difusión y sin embargo, a nivel educativo no ha sido capaz de explotar para, al menos hacer reflexionar a toda o una buena parte de la comunidad educativa. Es evidente; hay que explotar Twitter, hay que reventarlo para que esparrame parte del pensamiento, se disemine como lluvia fina y no quede reducido a una secta friki. Muy bien ¿ y cómo lo hacemos? No lo sé.
El problema puede ser lo difícil que resulta la intervención en la estructura sistémica educativa,  el contexto socioambiental amparado por pensamientos políticos (de uno u otro, me da igual) que nublan la vista, lo cortoplacistas de las necesidades de la comunidad educativa, la poca autonomía de los centros para elaborar sus programas y así una larga lista ( que bien queda decir "una larga lista" cuando no se te ocurren más argumentos aunque haya un mogollón)
Y en medio de todo ese entramado estamos los centros de formación haciendo cursos de pizarra digital nivel 1, necesarios por otra parte viendo el grado de competencia digital. Hacer un planteamiento de  cauces formativos que tengan que ver con nuevos entornos de aprendizaje sería ser un desobediente a las necesidades docentes que pasan, en la mayoría de los casos, por otras inquietudes que me voy a ahorrar.
Seguiremos aumentando la burbuja twitter hasta que alguien  produzca un big bang que disemine sobre nuestras cabecitas reflexiones y aventureras experiencias de lobos/as solitarios/as. Y de no ser así... ¿cómo será twitter dentro de cinco años? Yo no me lo imagino pero... si no explota la burbuja seguirá creciendo y el objetivo ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo publicaré tan pronto lo lea.
Gracias